feng shui natural

Prosperidad, dinero y feng shui


Desde un punto de vista más amplio, la prosperidad consiste más en una buena provisión y uso sensato de la energía vital, que únicamente  en la adquisición de dinero o bienes materiales. Podríamos decir que una persona es próspera cuando tiene ciertas condiciones ambientales que le procuran una vida digna, lo cual no está asociado siempre  al concepto económico.

La actitud

Hablando de dinero hay un dicho popular que explica que “no es rico el que más tiene sino quien menos necesita” y no le falta razón. Es evidente que el dinero es un tipo de energía importante en nuestra sociedad, pero no tiene carácter bueno ni malo.

Dentro del mundo alternativo es fácil ver ideas equivocadas hacia las personas que poseen bienes.  Sin ir más lejos, hay  quienes no son capaces de generar prosperidad a su alrededor por una cuestión de prejuicios personales al establecer bajo un enfoque erróneo, que proveerse de bienes materiales es síntoma de materialismo o falta de desarrollo espiritual.  Esto no es una regla válida para todas las personas.

La prosperidad material constituye una fuente especial de energía que puede ser empleada para  muchos fines, incluidos los de una organización humanitaria útil para la sociedad, por tanto, el dinero debería valorarse en su uso final.

También hemos encontrado como consultores de feng shui casos de personas con grandes fortunas que viven principalmente para proteger su estatus y al final pierden su valiosa energía y tiempo para mantener un imperio efímero, que tarde o temprano se desvanecerá, no dejando huella ni valor para otros seres humanos. En realidad, hay personas pobres en el sentido profundo de la palabra tanto con recursos económicos como sin ellos,  es el alma y el fin que damos a las cosas lo que deberíamos juzgar.

 

Dinero y sobriedad

Seneca decía que “el camino hacia la enseñanza es largo utilizando teorías y muy corto mediante ejemplos, veamos, según su consejo, un caso práctico, de cómo se puede ser pobre teniendo recursos.

En una ocasión una persona nos pidió un estudio de Feng Shui para realizar unas reformas en su vivienda, pero mostraba bastantes resistencias por el hecho de tener que gastarse dinero en el proyecto de restauración. Sabíamos que en su caso la situación económica no era un problema en absoluto. La cuestión es que visitamos su vivienda y encontramos un ambiente maltrecho, ventanas llenas de carcoma, sillas viejas de distintas formas y colores, muebles en mal estado, en general un ambiente ruinoso semejante a la casa de alguien con verdaderos problemas para subsistir. Al preguntar si en realidad le gustaba su espacio nos respondió que recogía algunas de las cosas de la basura, incluida la ropa que utilizaba o compraba de segunda mano, su problema era una irremisible necesidad de guardarlo todo, incluida su propios recursos financieros. Este sencillo ejemplo muestra cómo a veces, aun contando con el capital necesario, éste no da por sí mismo la aptitud de vivir de forma sensata y prospera.

En cambio, hay casos donde personas con mínimos recursos usan su potencial al máximo, llegando a vivir de forma digna y saludable, por tanto, además del dinero hay una cuestión de enfoque. El hándicap de la prosperidad seria vivir con dignidad y en el caso de tener grandes recursos comportarnos de forma que estos sirviesen para un bien común.

Feng shui y prosperidad

Cuando un acceso principal da directamente a un patio, terraza o gran ventanal parte de la energía vital que sustenta el espacio tiene más dificultades para asentarse. Un exceso de corrientes de aire dentro de la vivienda ya sea por puertas o ventanas que no encajan bien, roturas o por exceso de viento también puede provocar una pérdida de energía vital y prosperidad.

Los objetos rotos tales como: luces,  puertas, cristales o electrodomésticos… pueden constituir una mala lectura a nivel de Feng Shui si no son reparados. Si no puedes arreglarlos en un primer momento, empieza al menos vaciando el espacio de elementos inservibles, que realmente no necesitas, para que un tipo de energía nueva tenga espacio y oportunidad para asentarse en una segunda fase. El vacío sensato es una de las primeras normas para evitar estancamiento, así como la falta de dinamismo y oportunidades.  

Muchas  personas preguntan sobre las plantas y el tema económico. Nosotros desaconsejamos que sean endebles, tengan poco sustento o tiendan en crecimiento hacia abajo. La especie "Crassula Argentea" es tradicional como símbolo de prosperidad, tanto por la facultad de guardar agua en sus hojas como la gran cantidad de estas en forma de monedas, y además alberga el poder de regenerarse con suma facilidad usando cualquier tallo. Se usan también tradicionalmente símbolos diversos que expresen esta idea en forma virtual, por ejemplo en pinturas u objetos decorativos, pero esto tiene mucho menos poder que una actitud correcta.

Respecto al agua evite fugas en casa (grifos, inodoros, etc) que simbolizan una fuga de energía y cuide de no mantener nunca agua estancada.

Para aplicar algunos conceptos más precisos y relacionados con la prosperidad en Feng Shui tenemos la colocación de agua en movimiento (fuentes u otras masas de agua) tanto dentro como en el exterior de la vivienda, pero se requieren la aplicación de métodos más complejos que necesitan el asesoramiento de un consultor experto. 

Siempre hay que advertir que el Feng Shui no consiste en colocar unas monedas chinas en una esquina esperando que mejore nuestra suerte de manera automática. Un cambio de conciencia, de actitud y un equilibrio satisfactorio en el conjunto total del espacio (no solamente en un área) es lo que determina mayor o menor éxito en el movimiento de energía.

Por último, recordar que solo la capacidad de los hombres para actuar como “almas” globalmente, nos dará la capacidad de crear un mundo y sociedad donde los recursos sean distribuidos pensando en el mayor bien común y no solo en la de unos pocos. Esta es realmente la gran asignatura que tenemos por delante.

 

Feng Shui en China

Recorrido por Pekín, Nanjing, Shanghái y Hong Kong

En compañía de Natividad Pérez Domingo y Silvestre Pérez. Incluida traducción, visitas, actividades lúdicas, alojamiento en hotel, etc.

×